戻る

Florero, de Daniel Seghers

Florero, de Daniel Seghers

#QuédateEnCasa, nosotros te llevamos el museo

 

 


Florero, Daniel Seghers

S. XVII
O/l
149 x 125 cm
Sala 2.1


Se trata de una extraordinaria pintura firmada por el jesuita holandés Daniel Seghers, nacido en Amberes. Fue alumno de Brueghels de Velours hasta 1611 en que adquiere la condición de maestro de pintura.

Ingresa en la Compañía de Jesús en 1614, tras convertirse al catolicismo.
Entre 1625 7 27 viaja a Roma donde se envuelve del extraordinario momento estético y plástico que allí se vive. 

Cultivó principalmente la pintura de flores, tanto en naturalezas muertas, como en guirnaldas florales acompañadas de cartelas con motivos religiosos, retratos o asuntos profanos.

Este bodegón se trata de otra de las obras de la prodigiosa Colección donada al museo por  Don Vicente Noguera, en 1957.

"Florero con mono" es una composición centralizada, donde el pintor muestra la relación entre visualidad y temporalidad, a través de la delicadeza de las flores, y siendo el tití un elemento exótico de fuerte atracción en los Países Bajos durante el siglo XVII, su época dorada, gracias a las relaciones mercantiles y las colonias establecidas en ultramar.

En la composición se inserta todo un repertorio de flores dispuestas en una gran concha o  fuente de terracota sobre una repisa. Junto a ésta descansan unas granadas y duraznos. El hermoso conjunto es un muestrario de peonías y rosas, jacintos, narcisos, "bolas de nieve", gencianas, anémonas, prímulas y alguna adormidera junto a malvas reales, claveles, iris y tulipanes -de los llamados Rembrandt. En el ángulo inferior derecho asoma la figura del monito que con sigilo intenta alcanzar los manjares expuestos. 

Sobre un sobrio fondo neutro, el estallido de color y luz de las flores ocupa casi todo el lienzo, en un alarde pictórico que manifiesta la pericia del artista.