Takaisin

PASAJES DEL CUERPO CONTEMPORÁNEO

Museo Regional de Arte Moderno de Cartagena (MURAM) · Desde el 14/04/2011 al 31/12/2011

La presencia del cuerpo en la creación artística, como contenido, reflexión, huella, traza o resto ha sido una constante a través del tiempo. A lo largo de la historia, los artistas han dibujado, esculpido y pintado el cuerpo para dar cuenta de lo humano. En los últimos años, esta presencia de lo corporal se ha convertido en uno de los centros absolutos de debate y discusión en la práctica artística, de tal modo que toda una faz del arte contemporáneo puede ser entendida como una reflexión en torno al cuerpo. Una reflexión que, paradójicamente, coincide en el tiempo con un progresivo borramiento del cuerpo en la experiencia cotidiana y una desaparición de lo corporal en los discursos hegemónicos de la modernidad. Nuestra cultura camina cada vez más hacia lo incorpóreo y lo inmaterial. Y el cuerpo parece ser el último obstáculo dentro de la utopía moderna de la conversión del mundo en un simulacro virtual. Frente a esa tendencia a la desaparición del cuerpo, Pasajes del cuerpo contemporáneo, la primera exposición de fondos del MURAM (Museo Regional de Arte Moderno de Cartagena), pretende observar el cuerpo como el lugar por excelencia de la experiencia humana y, en consecuencia, de la experiencia artística. A través de una serie de secciones (cuerpo metamórfico, onírico, matérico, naufragado, histórico y extraviado), se presentan aquí algunos caminos, modulaciones y articulaciones de lo corporal en el arte contemporáneo. Pasajes que nos permiten entender mejor la relación del arte con el cuerpo y del sujeto contemporáneo con el mundo que le ha tocado vivir. Desde estilos, medios y estrategias absolutamente diferentes ¿y en ocasiones incluso contrapuestas¿ artistas como Salvador Dalí, Antoni Tàpies, Manolo Valdés, Jorge Pineda, Santiago Sierra, Ulay, Jaume Plensa, Susana Solano, Juan Genovés, Regina José Galindo o Luis Gordillo, entre otros muchos, muestran en esta exposición que el cuerpo es, en última instancia, lo que nos conecta con el mundo. Pensar el cuerpo, representarlo, tomar consciencia de sus transformaciones, extravíos, grandezas y miserias, es una de las tareas que definen y diferencian al arte de otros medios de producción de imágenes en pleno siglo XXI. Y es que, por mucho que se quiera quitar de en medio, el cuerpo es siempre lo que nos queda, el resto ineludible que no puede salir de escena.

Pulsa sobre las fotografías para ampliarlas