Voltar

Pileta de abluciones y dos jarritas

Pileta de abluciones y dos jarritas

#QuédateEnCasa con la cultura andalusí en Murcia

 

CONJUNTO FORMADO POR UNA PILETA DE ABLUCIONES Y DOS JARRITAS 

 


Pileta de abluciones con forma de vivienda. El Murtal, Alhama de Murcia. Primera mitad del siglo XIII. Cerámica bizcochada. Motivos estampillados e incisos. 

Jarrita Calle Raimundo de Los Reyes, Murcia. Primera mitad del siglo XIII. Cerámica esgrafiada con motivos geométricos. 

Jarrita. Calle San Nicolás, Murcia. Segundo cuarto del siglo XIII. Cerámica esgrafiada con registros epigráficos cúficos. 

 

Las piezas que hoy presentamos proceden de distintos yacimientos islámicos, pero en el museo Santa Clara se exponen de forma conjunta para explicar su funcionalidad. La pileta de abluciones es probablemente el artefacto de este conjunto que más llame la atención del visitante. De fuerte carácter simbólico y religioso, las piletas aparecieron en contextos domésticos de los siglos XII y XIII. Estaban destinadas a almacenar agua en el seno central procedente del agua exudada de las jarritas a las que sirven de reposadero. Con el agua se realizaban las abluciones previas a la oración. El uso de piletas de abluciones está extendido en todo al- Andalus pero este ejemplar es especialmente llamativo por la forma que adopta: dos torretas y un espacio abierto que viene a reproducir, aunque simplificado, el modelo arquitectónico de cualquier casa islámica con patio central. Esta peculiar forma es muy interesante ya que sólo se ha documentado en el sureste de al- Andalus, siendo Murcia y en concreto la madina Mursiya, el lugar donde ha aparecido un mayor número de ejemplares con esta tipología. 

En cuanto a las jarritas, se trata de dos extraordinarios ejemplares de cerámica esgrafiada y pintada al manganeso de la primera mitad del siglo XIII. Este tipo de producciones están asociadas al servicio de mesa, pero también están vinculadas al uso que aquí se describe. Las producciones cerámicas de la Murcia musulmana alcanzaron, en los siglos XII y XIII, una elevada calidad técnica y la cerámica con decoración esgrafiada es quizás uno de sus máximos exponentes.

 

Abluciones. La ley islámica se expresa en cinco principios básicos que todo buen musulmán debe cumplir : la profesión de la fe, la oración cinco veces al día, la limosna, el ayuno durante el mes de Ramadán y la peregrinación a la Meca. De ellos, la oración debe realizarse cinco veces al día y sólo un día a la semana, el mediodía del viernes, debe hacerse en comunidad en la mezquita. Antes de realizar las oraciones, todo musulmán debe hacer la ablución o wudu que es la purificación del cuerpo mediante un meticuloso lavado de manos, brazos, cara, cabeza, pies y piernas. 

Cerámica esgrafiada. Técnica decorativa que consiste en hacer una incisión sobre una superficie pintada o engobada. En el caso de las cerámicas esgrafiadas andalusíes, las incisiones reproducían motivos decorativos geométricos, vegetales o epigráficos muy simplificados y se realizaban sobre superficies pintadas con óxido de manganeso. En algunas ocasiones, la decoración cubría toda la pieza mientras que en otras se decoraban sólo algunas zonas. En el caso de Murcia, esta técnica se utilizó sobre todo para decorar jarritas y cuellos de grandes tinajas.