Retour

Los zócalos de decoración pintada al temple

Los zócalos de decoración pintada al temple

#YoMeQuedoEnCasa con LA CULTURA ANDALUSÍ EN MURCIA

 

ZÓCALOS CON DECORACIÓN PINTADA AL TEMPLE. Siglo XII

 

Estos zócalos decoraban la parte inferior de las paredes de las habitaciones principales del Palacio Dār aṣ- Sugrà (actual Monasterio de Santa Clara La Real, Murcia). Gracias a las minuciosas excavaciones arqueológicas y a los complejos trabajos de restauración que se han realizado, hemos conseguido conservar más de 15 paneles con zócalos de los siglos XI y XII de este complejo palacial.

En ellos se aprecian composiciones geométricas realizadas en color almagra y, si los miras en detalle, podrás apreciar el dibujo previo que realizaba el alarife antes de realizar la composición definitiva. Los investigadores han determinado la existencia de dos momentos diferentes en la elaboración de estos zócalos y que se corresponderían con dos períodos cronológicos distintos: en un primer momento, que se corresponde con el período almorávide, la decoración de estos zócalos es más sencilla mientras que en un segundo momento, que se corresponde con el período de Ibn Mardanis, la decoración de estos zócalos es más compleja y se aprecia una exuberante decoración vegetal que decora el fondo de los trazos gruesos pintados a la almagra.

 

MÁS INFORMACIÓN.

 

Zócalo. Es la parte inferior de un pared, lo que ahora sería un rodapié, aunque este último tiene menor altura. En la arquitectura civil y doméstica del período andalusí, era frecuente decorar la parte inferior de las paredes de las habitaciones principales. Debemos suponer que estos elementos decorativos se usaban con más frecuencia en edificios civiles vinculados a la nobleza y a familias importantes, aunque también han aparecido restos de decoraciones pintadas en las excavaciones arqueológicas realizadas en ámbitos domésticos más humildes.

 

Almagra. Es un pigmento compuesto por silicato de aluminio, cuarzo y óxido de hierro que se halla de forma natural en montes y terrenos abiertos. Se utiliza desde la Prehistoria para pintar sobre diversas superficies (roca, cerámica, piel, enlucidos). Con almagra se realizaron una buena parte de las pinturas rupestres de época prehistórica que han llegado hasta nosotros y también con almagra se decoraron las bellas cerámicas de época ibérica que se conservan en el Museo Arqueológico de Murcia.

 

Alarife. Del árabe “al’arif”, se refiere a los maestros de albañilería.

 

Período almorávide. El imperio almorávide tiene su origen en las tribus bereberes de las regiones del Sahara. Yaḥyà Ibn Ibrāhīm es considerado el fundador de la dinastía bereber a principios del siglo XI. El imperio se extendió desde el sur del Sahara occidental hasta el valle del Ebro y desde las costas del Atlántico hasta Argel. En los momentos de máxima expansión, la autoridad era ejercida, desde Marraquech, por Yūsuf b. Tāshfīn (hasta su muerte en 1106) y después por su hijo ‘Alī (hasta 1143).

 

Ibn Mardanis. Muḥammad ibn Sa‘d ibn Mardanīš, más conocido como “el Rey Lobo”, convirtió la antigua provincia de Tudmir en un estado independiente entre 1147 y 1172, siendo la ciudad de Murcia su capital. El territorio de Tudmir vivió uno de sus momentos de mayor desarrollo cultural y la ciudad de Murcia, se convirtió en una de las más importantes urbes del Occidente musulmán. Consiguió englobar un extenso territorio que incluía amplias zonas del Levante y Andalucía y frenar el avance de los almohades, presentes en la península Ibérica desde mediados del siglo XII.