Retour

La Flautista de Santa Clara

La Flautista de Santa Clara

#YoMeQuedoEnCasa con LA CULTURA ANDALUSÍ EN MURCIA

 

 

 

FLAUTISTA. Fragmento de yesería que representa a un personaje femenino tocando el mizmar.

Esta excepcional pieza, junto con otras yeserías que os iremos mostrando a lo largo de los próximos días, era un elemento decorativo que revestía una cúpula de mocárabes situada en una estancia principal del palacio de Santa Clara (antigua Dār aṣ- Sugrà). Esta maravillosa cúpula, decorada en tiempos del emir Ibn Mardanīš (tercer cuarto del siglo XII), reproducía imágenes de ciclo cortesano, en las que se representaban escenas de fiestas y cacerías, temas muy frecuentes en la iconografía civil de época medieval. La pieza, de gran calidad técnica, representa una figura femenina tocando el mizmar sobre fondo azul. El rostro de la figura se perfila en negro, al igual que sus ojos rasgados, y destacan dos coloretes a ambos lados de la nariz. Presenta vestimenta de manga corta en tono rojizo y marrón, delimitada por trazos gruesos en el mismo color. 


MÁS INFORMACIÓN PARA LAS PALABRAS SUBRAYADAS EN ROJO 

Mizmar

La iconografía musical aparece en otras piezas del arte hispanomusulmán  como es el caso del “capitel de los músicos”, de finales del siglo X y la pila de abluciones de Xátiva, donde se representa, junto a otros instrumentos musicales, un zûlamîy, también llamado mizmar, como el que aparece representado en el fragmento de Santa Clara. 

El zûlamîy también se denomina zolami, zurna, zorna, mizmar o alghaita. 
Este instrumento se define como un oboe rudimentario que tiene cuerpo cónico de madera ahuecado con torno, número variable de orificios y dos lengüetas vibrantes. En el mizmar de Santa Clara se aprecia un disco (posiblemente de metal) en la parte superior del instrumento sobre el que se ajustaba la pipa o caña, y que permitiría soplar con más fuerza y de forma continuada el instrumento.

También se aprecia parte del cuerpo, unido a la pieza anterior por una pequeña cadena dibujada en la pieza con un trazo rojo.

Cúpulas de mocárabes (en árabe muqarnas)

Las cúpulas, son elementos arquitectónicos que se utilizan para cubrir espacios de planta circular, cuadrada o poligonal. Para ello se usan arcos de perfil semicircular u ovoides que se elevan hacia un punto central. En el período medieval islámico son conocidas las cúpulas con decoración de mocárabes (muqarnas). Se trata de un sistema basado en la yuxtaposición de prismas cóncavos y convexos de tipo colgante que no sólo se usan para decorar cúpulas sino también bóvedas y otro tipo de cubiertas. El referente arquitectónico más cercano al nuestro lo encontramos en La Alhambra de Granada, aunque son más tardías que las nuestras y también distintas, al tratarse de muqarnas de menor tamaño y diferente iconografía. Pero estos elementos decorativos no sólo se realizaban en el mundo islámico sino también en la arquitectura cristiana, como se observa en la contemporánea capilla Palatina de Palermo, en Sicilia, mandada construir por el normando Roger II (r. 1130-1154) hacia 1132. Tanto en el Magreb como en al-Andalus, este tipo de estructuras se realizaban normalmente en madera y en yeso y se decoraban con pinturas al temple o cerámica vidriada.

 

Emir Ibn Mardanīš

Muḥammad ibn Sa‘d ibn Mardanīš, más conocido como “el Rey Lobo”, convirtió la antigua provincia de Tudmir en un estado independiente entre 1147 y 1172, siendo la ciudad de Murcia su capital. El territorio de Tudmir vivió uno de sus momentos de mayor desarrollo cultural y la ciudad de Murcia, se convirtió en una de las más importantes urbes del Occidente musulmán. Consiguió englobar un extenso territorio que incluía amplias zonas del Levante y Andalucía y frenar el avance de los almohades, presentes en la península Ibérica desde mediados del siglo XII.